Sentitzen dugu, baina sarrera hau %LANG-z:, : eta % bakarrik dago. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

2020 Rebelión por el clima está participando en los trabajos preparatorios del Acuerdo de Glasgow.

El Acuerdo de Glasgow es una iniciativa de grupos de base y movimientos sociales por la justicia climática de todo el mundo, que pretende establecer un plan propio, después de años de negociaciones institucionales fracasadas y de batir récords de emisiones de gases de efecto invernaderos cada año. Tras años de demandas, marchas, peticiones, concentraciones, e incluso bloqueos, llega el momento de dar un paso más.

¿Como?

El Acuerdo de Glasgow está actualmente formado por una asamblea global, asambleas regionales y grupos de trabajo temáticos. Decenas de movimientos de diferentes continentes están actualmente implicados en este proceso. Estamos construyendo un acuerdo político que pueda guiar nuestra acción hacia planes coherentes.

En noviembre 2020 debería estar teniendo lugar una nueva conferencia de las partes, la COP-26. Las instituciones han decidido detenerse: nosotras en cambio vamos a acelerar la acción. Tendrá lugar la primera firma pública del acuerdo por parte de las organizaciones, asumiendo el compromiso con la acción y con el desarrollo de una agenda por la justicia climática que sea coherente con la ciencia del clima.

Este inventario será la base de una “agenda climática” construída desde abajo que recorte emisiones, distribuyendo prioridades para cierre, redimensionamento o reconversión de las infraestructuras, pero también integrando diferentes luchas conectadas con la justicia climática, como la justicia social, la integración de la economía de los cuidados, la defensa de una transición para las personas trabajadoras y la sociedad, la reparación histórica para las comunidades en la primera línea del colonialismo, de la globalización y de la explotación, así como el rechazo de las falsas soluciones del capitalismo verde y del extractivismo.

En los meses después de la firma, se desarrollarán inventarios territoriales de emisiones, basadas en datos nacionales y subnacionales, con información desagregada de las fuentes de las emisión No hablando en abstracto de la necesidad de recortar un porcentaje determinado en el sector de la energía, sino de las emisiones concretas a nivel de la infraestructura, la planta de producción de electricidad, la red de distribución … en la agricultura no hablando de un porcentaje de reducción para todo el sector, sino de cuanto emite cada instalación de ganadería industrial. Y en la industria lo mismo, yendo a las emisiones de cada fábrica. El porcentaje de los recortes en cada territorio deberá basarse el contribuciones justas conectadas con los niveles históricos de emisiones y de capacidad: los países mas pobres tendrán que hacer recortes mucho mas pequeños que los grandes contaminadores históricos.

El Acuerdo usará muchas tácticas para llevar a la práctica la agenda climática, incluyendo la desobediencia civil, pero en cada territorio, los grupos definirán sus estrategias y tácticas locales o nacionales, contando con apoyo y solidaridad nacional e internacional para ello.

El próximo año estarán listos los primeros inventarios y agendas climáticas del Acuerdo de Glasgow, con grupos de trabajo articulados con universidades para ayudar en la construcción, por todo el mundo, de planes de transición justa compatibles con la necesidad de un recorte de emisiones globales del 50% para 2030.

Aquí puedes consultar una presentación de diapositivas explicativa del acuerdo.

Acuerdo de Glasgow 2020RxC - ESPAÑOL FINAL
Last modified: 2020 September 30, Wednesday