• Activistas de ‘Rebelión por el Clima Andalucía, Ceuta y Melilla’ preparan, desde ayer y hasta mañana, futuras acciones de protesta no violenta. 
  • Se desarrolla en paralelo la acampada climática catalana, reflejando que los movimientos vuelven a las calles y que #SubeLaMareaPorElClima.

Decenas de colectivos ecologistas y sociales de Andalucía se reúnen este fin de semana, en el parque de San Jerónimo de Sevilla, para preparar un otoño de movilizaciones y “marea climática”. Bajo el paraguas de la plataforma ‘Rebelión por el Clima Andalucía, Ceuta y Melilla’ se han unido activistas de movimientos diversos como Greenpeace, Ecologistas en Acción, Fridays for Future, Extinction Rebellion, Andalucía Justa y Resiliente y  el sindicato CGT, junto a otros colectivos locales como Salmorejo Rebelde (Sevilla) o El Brote Rebelde (Cádiz) entre otros.

Aunque la pandemia de coronavirus continúa, la emergencia climática y los atentados ecológicos generados por el ser humano tampoco se detienen. Por eso es el momento de retomar las calles y detener la rueda ecocida que nos ha traído hasta esta situación crítica. Rebelión por el Clima Andalucía, Ceuta y Melilla entiende que “la única forma de combatir la crisis climática, ecológica y social es la unión de todos los colectivos sociales y ecologistas y trabajar en coordinación hacia un mismo fin: acabar con la desigualdad social, la destrucción de la biodiversidad y el cambio climático. Para conseguirlo creemos que es básico crear vínculos sanos y de cuidados y focalizarnos en la desobediencia civil no violenta como estrategia de acción colectiva por los derechos civiles”. Es por ello que este encuentro andaluz se está centrando en tejer lazos, poner puntos en común, talleres de formación sobre cómo actuar durante las acciones no violentas y planificar las próximas movilizaciones por el clima en Andalucía, Ceuta y Melilla.

No sólo en el Sur del Estado está resurgiendo la organización de colectivos sociales y ecologistas, también en Cataluña cientos de activistas participan este mismo fin de semana en otro encuentro climático. Ya durante el 5 de junio, Día Mundial del Medioambiente, se realizaron acciones climáticas por todo el Estado y el movimiento no cesa: cada vez más colectivos se rebelan y se unen a esta oleada de movilizaciones, bajo el lema #SubeLaMareaPorElClima.

La Covid-19 puede haber supuesto el primer punto de inflexión perceptible mundialmente, señalando, con luces de neón, las graves consecuencias que la destrucción de la biodiversidad y el cambio climático están generando. Este sistema extractivista, cisheteropatriarcal y deshumanizador nos está llevando a la extinción. Necesitamos cambiar el sistema, aceptar que vivimos en un planeta finito, que no es necesario explotar para que nos provea de todo lo que necesitamos. Debemos apostar por la búsqueda de una verdadera igualdad social, donde se anteponga la vida de las personas y especies por encima del dinero, donde los ‘lavados de cara verde’ no tengan cabida y las instituciones distribuyan los fondos necesarios (fondos que son públicos) para luchar por el bienestar de la gente y no para engordar los bolsillos de grandes bancos y multinacionales.

Última modificación: 12 de julio de 2021